jueves, 11 de mayo de 2017



Las margaritas son una de las flores más conocidas por todos y a mí me encanta, es mi flor preferida. Es algo precioso verlas en los campos, en los caminos, en los valles…casi en cualquier lugar. Es algo tan sencillo y tan bonito que quizás por eso, por su sencillez me gusta. Además año tras año ahí están sin cultivarlas ni cuidarlas. Creo que es un perfecto equilibrio entre la belleza y la sencillez.

3 comentarios:

  1. Muy de acuerdo: las margaritas crecen de forma silvestre, resisten los rigores del entorno y no pueden faltar en un ramo de flores silvestres.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez sea la flor que más desapercibida pasa por lo cercana a nosotros, pero coincido contigo, es una flor muy bella, mucho y especial. Me encanta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Malú.
    Me encantan las margaritas, de todos los tamaños y colores. Son unas flores que no puedo definir sino como "alegres".

    Saludos.

    ResponderEliminar